Cómo editar videos

La edición de vídeos, ya sea por motivos de trabajo, entretenimiento o hasta para subir a YouTube si eres creador de contenido, requiere de tener en cuenta varios factores para garantizar un proceso sencillo y de calidad.

Factores relevantes al editar vídeos

Aprender a editar vídeos puede resultar abrumante en un principio, sin embargo, hay varios factores que si los tienes en cuenta, tienes mayores garantías de lograr un resultado más profesional.

Los siguientes factores te guiarán durante el proceso de edición, para que crees un vídeo increíble y de alta calidad en todos los aspectos.

Definir el tipo de vídeo

Un punto importante a considerar es el tipo de vídeo que deseas realizar, si quieres hacer una película larga o corta, un tutorial o uno informativo, por ejemplo.

Saber con exactitud el vídeo que quieres realizar permite ahorrar mucho trabajo, ya que determinas el contenido que lo conformará, lo distribuirás de forma eficiente según lo que creas conveniente, y resultará más sencillo elegir qué destacar del vídeo final.

Además, te permite saber de antemano qué programas de edición se ajustan mejor a lo que vayas a hacer, siendo más sencillo elegir una opción acorde a tus necesidades.

Elegir el programa

Existen múltiples editores de vídeo para elegir, con opciones que van desde lo básico hasta lo más profesional. Considerando tu nivel de experiencia o la complejidad del vídeo, puedes elegir entre uno u otro.

Hay programas que son gratuitos, con funciones útiles, pero un poco limitadas. Otros programas son de pago y ofrecen más funciones, como filtros, corrección de color o transiciones, por ejemplo.

Si el vídeo a elaborar es sencillo o apenas estás empezando en el mundo de edición, elige un programa gratuito para dar los primeros pasos. Su interfaz intuitiva y diferentes funciones, hará más fácil el proceso de edición.

A medida que vayas avanzando y ganando más experiencia, puedes pasar a un programa más complejo y profesional.

Postproducción y efectos

En la edición del vídeo, la postproducción es de vital importancia. Requiere de mucho tiempo y paciencia para que el resultado final del vídeo sea excelente.

Elige las escenas que vayas a usar en el vídeo, unificando de manera coherente y siguiendo la línea de continuidad establecida, de esta manera el contenido del vídeo se entenderá con más facilidad.

Si estás comenzando, es probable que te tome más tiempo arreglar, mover, cortar y eliminar escenas del vídeo, pero a medida que ganes experiencia, este trabajo resultará más sencillo.

Las transiciones son esenciales, elige las correctas para cada una de las escenas, y conseguir así un mayor impacto en los espectadores.

También utiliza efectos que vayan acorde con el contenido del vídeo. Si el vídeo es para el entorno profesional o académico, evita los efectos coloridos o muy exageradas, en cambio, si es para contenido de YouTube, tienes más opciones para elegir.

Formato del vídeo

En la edición del vídeo, el formato de salida tiene una gran importancia, esto determinará la calidad del vídeo. Hay distintos formatos, como el .MP4, el .AVI o el .3GPP, por ejemplo.

Sin embargo, la elección dependerá del tipo de contenido dónde lo vayas a presentar, y la definición de la imagen.

Hay formatos capaces de ofrecer vídeos en resoluciones de 1080p, 1440p o 2160p, siendo resoluciones con imágenes de la más alta calidad. Mientras que otros, solo alcanzan formatos 720p o 360p, los cuales resultan útiles en casos específicos.

Guardar un archivo de respaldo

El trabajo de edición es complicado y lleva mucho tiempo, por eso, es recomendado siempre tener un archivo de respaldo con los cambios más actualizados que hayas implementado en el vídeo.

Perder la información puede resultar desastroso, por lo que guardar una copia del proyecto en un USB, otro disco de almacenamiento o en la nube, te ayudará a evitar este problema.

Especificaciones del ordenador

A la hora de editar los vídeos, debes considerar las especificaciones del ordenador. La mayoría de los programas actuales son más exigentes con respecto a los requisitos mínimos y recomendados.

Por tal motivo, si quieres que el proceso de edición sea rápido y cómodo, debes contar con un buen ordenador. Hay muchos modelos que son accesibles y permiten editar con facilidad los vídeos.

El CPU del ordenador tiene que ser potente, de esta manera reduces el tiempo de procesamiento del vídeo, permitiendo que el programa actúe más rápido. Las series recomendadas son los i5 e i7 de generaciones recientes.

La memoria RAM recomendada es de 16GB, aunque hay ordenadores que permiten usar hasta 32GB. Si trabajas con archivos de vídeo grandes, necesitas más memoria RAM para evitar bloqueos en momentos claves.

También necesitas de un buen espacio en el disco duro, siendo recomendado los SSD, dado que los archivos pueden llegar a pesar bastante. Además, contar con una tarjeta de vídeo es importante, dado que facilita el trabajo con vídeos de alta calidad.

Requieres de un monitor con una pantalla grande y con buena resolución, esto permite ver los vídeos con la mayor calidad, y tener una idea más precisa de cómo quedará el contenido final.

A la hora de editar vídeos, toma en cuenta estos factores para que el proceso resulte más sencillo y puedas obtener vídeos de mayor calidad, sin importar qué tipo de contenido trabajes.